Francia desciende el turismo al miedo a atentados


El número de turistas extranjeros que pernoctó en Francia en los seis primeros meses de este año descendió un 10%, según informó el secretario de Estado de Turismo, Matthias Fekl, en una entrevista en el semanario 'Le Journal du Dimanche'. Fekl señaló que la clientela con más poder adquisitivo «ha reaccionado de forma clara a los atentados», lo que ha provocado que los hoteles de alta gama hayan sufrido el descenso de una manera más acusada que los de inferior categoría. Uno de los destinos más afectados ha sido precisamente París, escenario del más sangriento ataque yihadista en suelo francés en noviembre, en contraposición con las provincias, que han registrado un aumento del turismo foráneo de un 2%.


Fekl, sin embargo, quiso recordar que el 80% de los turistas que visitan Francia son europeos que, en general, han mantenido su viaje. E insistió en que en el año 2015 el país registró un récord de 85 millones de turistas pese a que ya se habían producido los atentados de enero contra el semanario satírico 'Charlie Hebdo'. Es por ello que el secretario de Estado de Turismo indicó que Francia tiene la intención de mantenerse como primer destino turístico del mundo y aseguró que el Gobierno prolongará las ayudas para modernizar la oferta. En particular, se refirió a las medidas anunciadas tras el atentado de Niza del pasado 14 de julio con el objetivo de sustentar el sector en una región, la Costa Azul francesa, muy dependiente del mismo.

Homenaje en Blanco.

Precisamente en Niza se celebró ayer un emotivo homenaje en recuerdo a las víctimas del ataque terrorista en el que murieron 85 personas al ser arrolladas por un kamikaze yihadista en el paseo de los Ingleses.

Después de prohibir la semana pasada la celebración de una 'marcha blanca' por razones de seguridad, las autoridades de la ciudad permitieron ayer un homenaje ciudadano a las víctimas de la masacre.

Cerca de mil personas -la mayoría, vestidas de blanco- se reunieron alrededor del quiosco de música de los jardines Alberto I, cerca del paseo de los Ingleses, inundado de fotos, dedicatorias y muchos peluches en recuerdo a los diez niños y menores fallecidos en el ataque a esta ciudad de la costa azul francesa. Ochenta y cinco globos blancos, rosas y negros recordaban a cada una de las víctimas de la masacre, cuyos nombres también fueron leídos en un homenaje en el que sonaron y se cantaron los himnos de Niza y 'La Marsellesa' y que acabó con un minuto de aplausos y otro de silencio a tiro de cañón al mediodía.

Los organizadores querían una ceremonia sencilla y apolítica. «Queríamos un conjunto de ciudadanos, sin los silbidos (el 18 de julio, durante el minuto de silencio celebrada el paseo de los Ingleses, el primer ministro francés, Manuel Valls, fue abucheado), de manera que la gente pudiera reunirse y llorar si les daba la gana», explicó Jacques Agid, uno de los organizadores.

0 comentarios:

Publicar un comentario